Pin It

A lo largo de los últimos seis años, el Latin America Amateur Championship (LAAC) se ha convertido en el evento más destacado del calendario golfístico de la región, un torneo equivalente a un “major” para los jugadores de muchos países diferentes. Pero los golfistas no son los únicos que sienten esa importancia.

Para los árbitros de golf de Sudamérica, América Central y el Caribe y América del Norte, el LAAC es una ocasión similarmente especial, ya que representa una de las mejores oportunidades de la comunidad de oficiales de golf para el encuentro, el trabajo en un evento de alto nivel y el intercambio de ideas.

Colombia aportó a esta gran cita la experiencia de su director del Colegio Nacional de Jueces, Francisco Revollo, quien formó parte activa del ‘ruling’ durante la semana del LAAC, impartiendo conceptos y decisiones a lo largo de la competencia.

“Fue una experiencia muy interesante. Debemos seguir aprendiendo de la organización de este torneo, la forma como lo hacen, el despliegue y la facilidad que tienen para manejar un evento de estas características”, analizó Revollo, quien enfatizó: “Es un torneo que tiene la participación de los distintos entes del golf a nivel mundial, que lo hace importante y relevante”.

En el plano arbitral, Revollo exaltó la disposición de sus pares de distintos países en colaborar y hacer sinergia en torno a la toma de decisiones: “Con todos los demás jueces hubo una buena interrelación, buen entendimiento y mucho apoyo de parte de todos ellos. Todo el mundo dispuesto a colaborar”.

En el LAAC de este año, que se disputó en El Camaleón Golf Club de Mayakoba, el comité de oficiales incluyó a 15 árbitros de ocho países latinoamericanos distintos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú. Además, también hay ocho árbitros de los equipos de la USGA y The R&A.

En el transcurso del campeonato, los árbitros se enfrentaron a más de 120 decisiones, que fueron de lo más básico a lo más complejo. Teniendo en cuenta el diseño único de El Camaleón –la jungla, los manglares pantanosos y el mar crean diferentes retos para los jugadores en cada hoyo—no faltaron situaciones en las que tuvieron que intervenir los árbitros.

“Tenemos un equipo de árbitros de toda América Latina que se reúnen en sus propios campeonatos nacionales, pero juntar a todos en un país para que oficien un torneo es algo fantástico”, dijo Shona McRae, directora adjunta de Reglas de The R&A. “Hay una gran camaradería en el equipo. Todos hemos aprendido las reglas juntos y cada vez que nos reunimos compartimos problemas y dudas sobre las reglas, y podemos aprender de las experiencias de los demás. Es una gran conjunción de cerebros”.

Por supuesto, el sentimiento de comunidad también aumenta el interés en arbitrar en el LAAC. El puertorriqueño Francisco Rivera, director adjunto de Reglas de la USGA, dijo que es un evento en el que se entusiasma de trabajar por las relaciones que entabla –y mantiene—con oficiales de otros países: “Es básicamente un encuentro de ideas, culturas y estilos de toda la región en un lugar”, dijo Rivera. “Ves casi a las mismas personas todos los años y nuestra región mantiene relaciones muy estrechas. Es una buena oportunidad para juntarnos y hacer crecer el golf. Forma parte de este evento es una buena sensación”.

Pin It