Pin It
Fedegolf - Home | FacebookActualice sus datos Fedegolf y participe por una experiencia única ...

Como positiva se puede calificar la reapertura gradual de muchos clubes de golf del país tras la expedición de la Resolución 991 de 17 de junio de 2020 por parte del Gobierno Nacional, más concretamente del Ministerio de Salud y el Ministerio del Deporte.

A la fecha, y de acuerdo a las cifras de contagios y muertes, en diferentes zonas del país ha sido más posible que en otras la reapertura de los clubes por causa de la pandemia de Covid-19. Son 15 clubes los que han podido reabrir las puertas a sus socios, bajo las más estrictas medidas de bioseguridad y apegados a los protocolos. Veámoslo por regiones.

Clubes abiertos:

Los pioneros de la reapertura han sido los santandereanos. El Club Campestre de Bucaramanga y Ruitoque, en Bucaramanga, y Casa de Campo, en Mesa de los Santos, llevan una semana abiertos. La rápida gestión con las autoridades territoriales, y las bajas cifras de afectación por el coronavirus, han sido claves para que los campos de golf de esta zona de país ahora estén funcionando para sus socios.

Igualmente, en la sabana de Bogotá ha habido avances. Clubes como La Sabana, El Rincón, Hatogrande, Briceño18 y La Pradera han contado con el visto bueno de las autoridades de Tocancipá, Cajicá, Sopó, Briceño y La Calera para regresar a las actividades. En la periferia de Bogotá, hacia el sur, también encontramos de nuevo abierto al Serrezuela, con el aval de la municipalidad de Mosquera.

Rionegro permitió la reapertura del Club Campestre de Medellín, en su sede de Llanogrande. Así mismo, en la zona del Eje Cafetero reabrieron el Campestre de Pereira, el Campestre de Armenia y el Campestre de Manizales.

En el suroccidente del país ya fue posible autorizar la reapertura de Lake House (antiguamente conocido como Los Andes, en Santander de Quilichao) y el Campestre de Popayán. Dando un salto al norte, Jaraguay, en Montería, también reabrió este fin de semana.

Próximos a reabrir y panorama futuro del resto:

En las cercanías a Bogotá, hay tres clubes que avanzan hacia su reapertura próxima. La UMB Golf, en Tocancipá, ya tiene autorizaciones del municipio, así como Payandé, aunque allí rige el toque de queda, así que se esperan instrucciones especiales de las autoridades de Villeta.

Con Guaymaral ocurre una particularidad: el Campo No. 1 se halla en la demarcación geográfica de Bogotá, razón por la cual aún permanece cerrado. El Campo No. 2 hace parte de la jurisdicción de Cota, aunque tampoco ha autorizado.

Dadas las cifras expuestas recientemente por el Ministerio de Salud, se ve aún difícil la reapertura de clubes de la zona metropolitana de Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.

Vea PROTOCOLOS

Pin It