Pin It

Continúan los ecos de la gran victoria de los equipos colombianos en la edición 2019 del Campeonato Suramericano por Equipos ‘Copa Los Andes’, certamen que no solo confirmó el importante momento por el que atraviesan nuestros mejores jugadores aficionados en el exterior, sino que se constituyó en una clara demostración que el trabajo realizado en pos de este objetivo rindió sus frutos.

La consagración de los elencos nacionales de forma simultánea por cuarta ocasión en las más de siete décadas de historia de la ‘Copa Los Andes’ se logró al combinar una serie de situaciones e iniciativas que, para fortuna del golf nacional, llegaron a feliz término el pasado sábado en Paraguay.

El elenco masculino integrado por Iván Camilo Ramírez, Daniel Faccini, Esteban Restrepo, Felipe Álvarez y Jorge Benedetti volvió a ubicar a Colombia en la segunda posición en solitario como el tablero de mayor cantidad de triunfos en el certamen (diez en total), superando a Brasil, que llegó a nueve el año anterior.

Mientras, Silvia Garcés, Alejandra Hoyos, María José Bohórquez, Cristina Ochoa y Valery Plata se alzaron con la decimosexta celebración, permitiendo igualmente a esta destacada generación de jugadoras sumar este reconocimiento a sus respectivos palmareses.

A diferencia de años anteriores, la elección de nuestros diez seleccionados se dio al interior de la Fedegolf en cabeza de la Comisión Técnica, realizando un proceso de valoración de las cualidades de cada uno de los nuestros, analizando a la luz de sus resultados y presentes deportivos sus características y, más importante aún, sin marginar a ninguno de los integrantes del amplio abanico de aspirantes que se tuvo en cuenta en el comienzo.

Con tiempos claramente establecidos, las designaciones se anunciaron con la antelación suficiente para continuar sin demoras con el siguiente proceso, el de la preparación física y técnica con miras a destacarse en un certamen que, como se sabe, se disputa en un formato único en el mundo del golf.

Jugar, operar y funcionar como un equipo, ese es el reto principal en ‘La Andes’ y precisamente ese fue el objetivo al que se le apuntó de entrada, conscientes que esta sería la base de los buenos resultados.

Jornadas de entrenamiento claves con nuestros jugadores en Colombia, y una comunicación fluida entre todos los integrantes y sus respectivos capitanes (Camilo Sánchez en varones y Juliana Murcia en damas) y entrenadores se dieron posteriormente, alcanzando así una clara comunión golfística, algo vital para el reto que suponía volver a ser los mejores en Suramérica. Igualmente, el compromiso con la meta, algo que sucedió también en años anteriores, surtió un claro efecto en esta ocasión.

Adicionalmente, en la dinámica de preparación se sumó el fundamental aporte de Daniel Restrepo, Director del Centro de Alto Rendimiento de Golf en Bogotá y reconocido ‘coach’ que en apenas algunos meses como parte del ‘Team Fedegolf’ ya ha logrado celebrar en dos de los tres certámenes suramericanos (en septiembre formó parte del equipo de trabajo que entregó la victoria a las damas nacionales en prejuvenil en Bolivia).

Pese a no llegar con el favoritismo al Yatch Golf Club, la confianza de la delegación llegó en un alto nivel, al punto que cada uno de los nuestros respondió en el momento requerido. La combinación de experiencia y juventud en ambas delegaciones rindió sus frutos, con jugadores que cerraron un ciclo y otros que abrieron nuevas posibilidades en su paso por sus mejores años como amateur.

Ramírez, por ejemplo, formó parte de cuatro de las últimas convocatorias, alcanzando el triunfo precisamente en su última posibilidad al confirmarse que a inicios del próximo año pasará a las filas profesionales. Con él, Restrepo consiguió un anhelado desquite, sacudiéndose del increíble segundo puesto que se obtuvo en 2013 en Bogotá, en una definición nunca antes vista en la historia y que coronó finalmente a Argentina.

El ‘Turco’, tres veces consecutivas el mejor aficionado del Abierto de Colombia y jugador que luego de su paso por el golf universitario estadounidense y de alternar su juego con sus obligaciones laborales en el país mantiene un destacado nivel, representa entonces la mejor demostración de la constancia en el juego como uno de los que más celebró esta victoria.

Pero si de revanchas se trata, la historia de Benedetti se constituye en una digna de ser contada. Jugador de reconocidas condiciones que inclusive pasó por las filas profesionales a mediados de la década anterior, jugó su segunda ‘Copa Andes’ luego de 26 años y tras conformar la nómina de 1993 en El Rincón.

Benedetti, con un golf más reflexivo y maduro a sus 47 años, se propuso como meta el integrar el equipo nacional y se preparó para ello en estos meses previos, mostrando su rendimiento con triunfos a nivel nacional que validaron su convocatoria en esta oportunidad y entregando un buen balance al interior del combinado.

La otra mirada fue la que entregaron dos jugadores que en la actualidad exhiben una madurez golfística superior, como parte de su entrenamiento en el día a día como parte de la nómina nacional en el golf universitario. Álvarez y Faccini, en segundo y último año en el elenco de la Barry University, debutaron con victoria en esta ‘Copa Andes’, constituyéndose junto con Ramírez en nombres importantes de cara al Latin American Amateur Championship (LAAC) 2020 en enero.

Mientras, en damas, la dinámica de juego de las nuestras cortó con la hegemonía mostrada por Paraguay, fuerte equipo al que se derrotó en su feudo y con un nivel superlativo. La llegada en el mejor nivel de jugadoras como Ochoa y Bohórquez se combinó a la solidez exhibida por Garcés y Hoyos, así como al talento de Plata, permitiendo como se dijo que la nómina se presentara uniforme, sin desbalance.

Pese a tratarse de una nómina con bastante juventud, a Hoyos bien podría considerársele una ‘veterana’ en esta ocasión. La risaraldense, pieza fundamental del elenco de la Arkansas University, alcanzó una asombrosa tercera ‘Copa Los Andes’, sumando la de este 2019 a las logradas en Bogotá en 2013 y al año siguiente en Argentina.

Garcés, en su tercera convocatoria, obtuvo también el esperado triunfo que en las dos ocasiones anteriores había sido esquivo y logrando así esta victoria a nivel suramericano tras quedar segunda un par de años atrás en el Abierto Suramericano Amateur.

Ochoa, luego de lograr el histórico triunfo el año anterior en el Annika Invitational y que peleó hasta los hoyos finales una posible revalidación este año en Uruguay, mantuvo ese rendimiento que le ha permitido destaparse con una de las jugadoras de mejor nivel en la actualidad, acompañada por Bohórquez, otro caso para tener en cuenta y con las dos siendo campeonas suramericanas juveniles igualmente.

‘Majo’, tras intervenir en certámenes previos también a nivel suramericano y en competencias a nivel mundial, agrega ahora a su vitrina esta ‘Copa Los Andes’ en su cuarta convocatoria consecutiva, con Plata trasladando el éxito de las categorías prejuveniles y juveniles ahora a los grupos mayores en este auspicioso debut.

Colombia cierra así un exitoso año en el golf a nivel suramericano, logrando cuatro de los seis títulos del golf suramericano en la temporada, incluyendo en damas el Suramericano Juvenil y Prejuvenil, además de la segunda posición en varones en el juvenil y de contar con sendos Top-5 en el Abierto Suramericano Amateur (Ramírez, quinto y Bohórquez tercera).

Pin It