Pin It

 
 

Rory McIlroy fue elegido Jugador del Año del PGA Tour después de completar una fantástica temporada 2018-19 con tres victorias, incluido el Players Championship y el Tour Championship, y adjudicándose la FedEx Cup por segunda vez en su carrera profesional, algo que hasta la fecha sólo había logrado Tiger Woods. Gracias a los votos de los jugadores del circuito, recibió el prestigioso premio Jack Nicklaus.

El norirlandés, con 14 Top-10 en los 19 eventos en los participó este año, competía por este último galardón del curso contra los estadounidenses Matt Kuchar, Xander Schauffele y, sobre todo, Brooks Koepka, ganador del PGA Championship, segundo en el Masters, segundo en el U.S. Open, cuarto en el Open Championship y actual número uno del ranking mundial.

Para McIlroy, haber superado a Koepka en esta votación tiene un importante significado: “Los jugadores ya sienten que no sólo son importantes cuatro semanas al año. Es un gran voto de confianza de los jugadores que competimos por algo más de lo que se sugiere mediáticamente. Pensé que al ganar el PGA Championship, Brooks marcaría diferencias, pero el resto de jugadores lo vieron de otra manera”.

Es la tercera ocasión en que McIlroy logra el premio al Jugador del Año del PGA Tour tras conquistarlo en 2012 y 2014. A él se unió Sungjae Im como el Novato del Año en el PGA Tour, por el que recibirá el premio Arnold Palmer. Fue el único ‘rookie’ en clasificarse para el Tour Championship, disputó 35 eventos durante la temporada superando 26 cortes y logrando 16 Top-25. Competían con él nombres como los de Cameron Champ, Adam Long, Collin Morikawa y Matthew Wolff.

Pin It