Pin It
Tommy Gainey, el nuevo campeón del PGA Tour


Si se analiza individualmente la participación del colombiano Camilo Villegas en el MacGladrey Classic, el antioqueño cumplió con una buena presentación en Sea Island (Georgia), al formar parte del grupo que igualó en el puesto 20 de la clasificación final. Sin embargo, si se tiene en cuenta el resultado que requería Camilo este domingo, mínimo un Top-5, la semana para el mejor golfista colombiano de la historia acabó nuevamente con saldo en rojo y lo empujó a una situación desesperada en la que en el próximo torneo, el Children’s Hospital Network Classic en un par de semanas, tendrá que ser definitivamente protagonista para así poder mantener su condición dentro del máximo circuito golfístico del planeta.

Mientras, con una cifra récord de 60 golpes (-10), el estadounidense Tommy Gainey dio el golpe justo para alcanzar su primera victoria en el PGA Tour estadounidense, superando a un desilusionado Jim Furyk que no logró quedarse con el título y que cerró una temporada con más reveses que alegrías. Villegas presentó su segunda tarjeta consecutiva de 68 golpes (-2) este domingo y con un total de 272 golpes (-8) se quedó a cuatro golpes de la cuarta posición, un resultado que le hubiera podido significar el ganar una buena cantidad de posiciones en el conteo de ganancias, acercándose así a la posibilidad de volver a poner su nombre dentro de las 125 casillas, las que al final de la campaña obtendrán su condición para el PGA Tour estadounidense en 2013.

Por el contrario, con un ‘bogey’ en el hoyo final, Camilo ganó, al igual que la semana anterior, apenas un par de posiciones en el listado de dinero, quedándose en el puesto 150, a poco más de 200.000 dólares del lugar requerido. Este domingo, Villegas contó cuatro errores por seis aciertos, con una gran segunda vuelta de 32 impactos que, como se dijo, se vio empañada por un discreto segundo tiro en el hoyo final que se fue a la trampa de arena al lado del ‘green’ y que le significó un ‘bogey’ y la pérdida de cinco posiciones en el tablero.

A esta altura de la temporada, en la que cada dólar oficial ganado cuenta, hay que mirar cada uno de los hoyos como el que puede hacer la diferencia. Dentro de las estadísticas, Camilo ejemplificó claramente en este torneo lo que ha sido su año 2012 en el PGA Tour estadounidense, al ser uno de los jugadores que mayor cantidad de ‘birdies’ tuvo en la semana (19 en total), pero presentando también varios errores, altibajos que evitaron que su mejora sustancial alrededor del ‘green’ no se tradujera en un mejor resultado.

Nuevamente, el análisis de la presentación de Camilo en su debut en este torneo infortunadamente no puede hacerse bajo la óptica de un resultado individual sino que se cuenta como una oportunidad más que se dejó pasar en la búsqueda del objetivo fundamental desde hace cerca de un mes cuando comenzaron las competencias de las llamadas ‘Fall Series’. Villegas, entonces, tendrá entonces que poner toda su apuesta en lo que será su último certamen oficial en el PGA Tour estadounidense, el citado Children’s Hospital Network Classic en Lake Buena Vista (La Florida) del 8 al 11 de noviembre, torneo en el que según la repartición de dinero pactado deberá ocupar mínimo la cuarta posición en solitario o la tercera empatado con no más de dos jugadores para poder pasar ‘raspando’ un año que sin duda el colombiano querrá terminar rápidamente, independientemente del resultado que se de en esta competencia.

Gainey, por su parte, le coqueteó al mítico 59 en Sea Island y se convirtió en el cuarto jugador en descontar la mayor desventaja para una ronda final en la historia del PGA Tour, al llegar a la jornada definitiva a 7 impactos del liderato. Luego, en un día de ensueño, despachó tres hoyos en 3 golpes para vuelta de 29 y luego tuvo que esperar más de dos horas para ver si Furyk o cualquier otro de sus rivales podían darle alcance. Sin embargo, ninguno de ellos se acercó lo suficiente.

El anfitrión de la semana, y reciente capitán estadounidense en la Copa Ryder, el estadounidense Davis Love III, envió su tiro de salida al agua en el 16 para cometer doble ‘bogey’, mientras que Furyk salvo el par desde 12 pies en el 17 para quedar un golpe detrás, pero enganchó su tiro de acercamiento en el 18 para cometer su primer ‘bogey’ en 56 hoyos. “Ha sido un año muy difícil para mi y finalmente, en la última recta, logré recomponer el camino”, comentó un animado Gainey, jugador de 37 años y que se conoce en el ámbito golfístico como ‘Two Gloves’ (dos guantes), al usar literalmente dos guantes durante su ronda.

Su domingo espectacular le permitió unirse a una lista de sorpresivos ganadores gracias a esa tarjeta final de 60 impactos, que fue 9,5 golpes mejor que el promedio general del día. Al final, Gainey terminó quedándose con el título con un golpe de ventaja sobre otro veterano, el estadounidense David Toms, cerró también en un destacado 63. Al igual que varios de los rivales de Gainey, Toms necesitaba de un ‘birdie’ en el 18 para empatarlo, pero envió su tiro de salida una trampa de arena, alejando también la posibilidad de buscar el ‘green’ al siguiente golpe. “A veces, la presión que no se siente a lo largo del día aparece en el momento crucial. Es una lástima, pero a veces pasa”, lamentó.

Furyk acabó con registro de 69 para terminar tercero en solitario, poniendo como se dijo un marco final a una jornada llena de sinsabores. Este resultado, sin duda, no se equiparará con el ‘bogey’ se convirtió en el hoyo 16 de la ronda final en el Olympic Club, el cual le costó el U.S. Open, o el doble error que tuvo en el hoyo final en Firestone para perder el Bridgestone Invitational, ni al derrota 1up en los duelos individuales frente al español Sergio García con dos hoyos por jugar el día final de la Copa Ryder.

Gainey no solamente alcanzó primera entrada al círculo de los campeones así golfístico del planeta, sino que además se ganó una exención por dos años en el PGA Tour, además de su invitación al Hyundai Tournament of Champions en Hawái en enero. Love, que buscaba convertirse en el primer capitán estadounidense en ganar el título del PGA Tour desde Tom Watson en 1996, dejó sus opciones en la vuelta final al entregar tres ‘putts’ en el 14, visitar la arena en el 15, desde donde estuvo a punto de embocar para águila y luego enviar su tiro de salida al agua en el 16. Al final, cerró con 71 para quedarse cuarto con Brendon de Jonge (65) y D.J. Trahan (69).


A Camilo Villegas solo le sirve un Top-3 en el último torneo de la temporada, en dos semanas en La Florida
Pin It