Pin It

Firmando su mejor ‘score’ con respecto al par en su paso como profesional, el bogotano Camilo Aguado se convirtió en el gran protagonista para nuestro país este domingo al rubricar un espectacular registro de 63 golpes (-9) en el campo del Quito Tennis & Golf Club para obtener igualmente su mejor resultado en el PGA Tour Latinoamérica.

Aguado ascendió hasta la cuarta posición en el orden que dominó nuevamente el argentino Augusto Núñez, el mejor jugador de la región por estas fechas y que se impuso de manera holgada, afianzándose como el líder sólido en ganancias en esta recta final de la campaña.

Volviendo a los nuestros, Aguado ganó más de una veintena de colocaciones para equipararse con el barranquillero Ricardo Celia en el empate por la citada cuarta colocación, destacándose entonces como los mejores nacionales en la cita en el vecino país.

Aguado, de hecho, le coqueteó a una cifra histórica, contando cuatro ‘birdies’ consecutivos del 2 al 5 y dos más al 8 y 9, poco antes de ponerse en -10 con aciertos al 10,11, 13 y 17. Sin embargo, un ‘bogey’ en el hoyo final evitó que marcara dos cifras bajo par en el día.

La de este domingo fue la mejor tarjeta de Aguado en la temporada, igualando el 63 que marcó en la clasificación del Country Club de Bogotá Championship en febrero pasado, aunque en dicha oportunidad el campo ‘Pacos y Fabios’ jugó en par 71.

Celia, el mejor desde el comienzo de la competencia y que demostró nuevamente que suele entrar en gran racha de juego en Ecuador, contabilizó por su lado una jornada final de 71 tiros (-1) para lograr otro Top-10 en este país, con una tarjeta que mejoró con tres aciertos en el regreso, tras un par de ‘bogeys’ en el mismo lapso. Celia y Aguado contaron entonces 275 golpes (-13), como se dijo quedándose en el empate por la cuarta casilla.

Unos puestos más atrás, en la casilla 25, aparecieron el antioqueño Andrés Echavarría y el caleño Diego Vanegas, presentando ambos ‘scores’ de 74 (+2) en esta jornada de domingo y contando 283 (-5) en el orden.

Mejorando en sus hoyos finales, el quindiano Santiago Gómez marcó una ronda de 69 (-3) para llegar a 287 (-1) e igualar en la casilla 42, siguiendo con la presentación de los jugadores nacionales.

El también antioqueño Nicolás Echavarría, en par cancha (288), fue puesto 46, escoltado en lo que respecta a nuestro país por el también bogotano Marcelo Rozo, en +2 total.

Un par de días antes, los también capitalinos Juan Pablo Luna (+2), Johan Sebastián López (+9) y Juan Daniel Garay (+11) se despidieron de forma prematura de la décima parada del PGA Tour Latinoamérica.

Núñez, por su parte, no tuvo afanes para volver a quedarse con la victoria en el circuito regional. El actual poseedor del título del Abierto de Colombia arrancó con ‘birdie’ al hoyo 1 en el día y al terminar la primera vuelta ya mandaba por seis, imponiéndose finalmente con un ‘score’ de 67 (-5) y un total de 266 golpes (-22), superando por ese margen a su compatriota Clodomiro Carranza (71) y por 8 al estadounidense Evan Harmeling (68).

Núñez fijó un nuevo récord de 72 hoyos para el Quito Tenis y Golf Club y para el torneo. En el proceso también se consolidó como número uno de la Orden de Mérito del PGA Tour Latinoamérica.

“Jugué bien estas últimas tres semanas y me preguntaba cuándo iba a ganar”, dijo Núñez, que venía de ser segundo y séptimo en los dos torneos anteriores en Brasil. “Cuando me levanté lo primero que pensé fue ‘hoy es mi día, así que me tengo mucha fe’. Salí a disfrutar en el campo y aquí estamos”, señaló.

Esta fue la segunda victoria de Núñez en su carrera en PGA TOUR Latinoamérica, en donde ganó el Flor de Caña Open en 2016. Aunque su regreso al Korn Ferry Tour, en donde jugó en 2017 y 2018, ya está a la vista, Núñez no lanza las campanas al aire. “Ahora estamos en el PGA Latino, así que hay que pensar en esto y después veremos por lo otro. Hay que disfrutar el momento”, dijo satisfecho.

Una de las claves del triunfo del gaucho esta semana en Quito fue sin duda su caddie, el colombiano Camilo Padilla. Se conocían desde hace algunos años, pero no fue sino hasta mediados de año que comenzaron a trabajar juntos en una visita a Colombia en la que Núñez ganó dos de los tres torneos que jugó (junto con el Abierto de Colombia, el Abierto de El Rodeo en Medellín).

“Siempre me ha costado mucho jugar en la altura, ya sea aquí, en México o en Colombia”, admitió. “Cuando fui a Colombia lo único que hice fue darle el libro de cancha a mi caddie y que lo manejara él. En vista de que lo lleva bastante bien, esta semana pensé lo mismo, llegué al club y le dije ‘manejá vos el libro’. Yo solamente jugué, le hice caso y confié en sus números”, puntualizó.

Vea POSICIONES FINALES

Pin It