Pin It

El experimento del PGA Tour denominado como los “grupos Covid-19” duró poco. Este martes, el máximo circuito internacional informó que efectuó un cambio en sus protocolos, permitiendo que aquellos golfistas que hayan sido diagnosticados con el coronavirus, podrán jugar sin restricciones, una vez hayan cumplido con una serie de requisitos de bioseguridad.

Las condiciones que deben presentar los golfistas contagiados es haber completado diez días desde que presentaron su primer síntoma y que también sumen un mínimo de 72 horas sin fiebre o problemas respiratorios.

Este nuevo protocolo del PGA Tour tiene el visto bueno de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. El argumento es que, a pesar de seguir resultando positivos por Covid-19, los golfistas o ‘caddies’ que cumplan dichos requisitos ya no serían vectores diseminadores del virus.

Golfistas como Denny McCarthy, Dylan Frittelli y Harris English ya no necesitarán jugar todos juntos en un mismo grupo, ni estarán obligados a disputar las dos rondas finales en solitario y ahora podrán utilizar tanto el vestuario como el gimnasio de los torneos.

A una semana del PGA Championship renace la expectativa, pues la PGA of América no ha establecido protocolos claros acerca del juego de golfistas previamente diagnosticados con el Covid-19. English y Frittelli están clasificados para el ‘major’ que se llevará a cabo entre el 6 y 9 de agosto en San Francisco (California, Estados Unidos).

Pin It