Técnicamente, lo que hay detrás de la "segunda juventud" de Jesús Amaya

COMPARTIR EN




Fecha de Publicación:     22 de Noviembre de 2021

Luego de un 2020 sin competencia por la pandemia de Covid-19, en este 2021 Jesús Amaya volvió a posarse en lo más alto del golf nacional y el común denominador al terminar sus participaciones es el agradecimiento a Jorge Guerrero: "Jorge vio algo en mí que no vieron otros, dio en el punto de lo que necesitaba trabajar", dijo en agosto, con trofeo del Abierto de Colombia en las manos. 

Su reciente irrupción en el PGA Tour Champions, el circuito para profesionales mayores de 50 años, en el que está cerca de obtener la ansiada tarjeta, así como sus victorias en el Abierto de Colombia y el Abierto de Ibagué de 2021, además de pelear el Abierto de Venezuela y de El Rodeo, le han permitido regresar a boca de todos en el mundo golfístico colombiano.

Pues bien, el profesor Guerrero es el artesano del nuevo 'Estrellita' con el cual ha podido trabajar en el Centro de Alto Rendimiento (Bogotá, Colombia) por los últimos cinco meses.

"Todo comenzó en el área de tiro corto del CAR. Empezó a hacerme algunas preguntas y le dije que hiciéramos un análisis del 'swing' a ver de qué manera se estaba moviendo. Después nos citamos para empezar a trabajar en forma", comentó 'George'.

Y añadió: "Nos unimos con la suerte de encontrarnos en el momento adecuado, por que él dice que ni cuando tenía 20, 30 o 40 años le pegaba a la pelota como le está pegando hoy en día [...] Yo le dije a él desde el principio en que no le iba admitir a él ningún movimiento mediocre en su cuerpo, tenía que ser todo buscando la perfección".

Aunque se podría decir que es poco el tiempo de trabajo, el éxito ha estado en la dedicación de ambos para sacar adelante la mejor versión de Amaya, de quien solo tiene elogios.

"Yo puedo comparar a Jesús con (Lionel) Messi. Talentos como esos nacen muy rara vez y él nació para el golf. Por eso es que el ha sido un talentoso, un ganador, una persona que sabe hacer 'score'... lo único que le faltaba, para mí, era manejar su cuerpo de la manera adecuada [...] Es el mejor golfista de la historia de Colombia. Es el que más ha ganado en el país y aparte de todo tiene mucha entrega. Desafortunadamente, por que así lo quiso la vida, llegó tarde a este momento, aunque es su momento [...] Yo me siento un privilegiado de trabajar con una persona tan talentosa".

guerrerp22112021.jpg

Entrando en detalle de lo que ha venido siendo el trabajo de Amaya y Guerrero, lo único que quedó intacto fue el 'grip'. "Lo que está bien, se queda bien. Fue lo único que no toqué, el resto lo moví todo", dice Jorge a todos los que aseguran que esos 'swinges' no se pueden tocar.

1. La confianza: "Estos 'swinges' naturales que la gente nunca toca, que creen que son perfectos, pues yo no creo en eso. En base a lo que he estudiado, llegué a la conclusión, y lo convencí, de que si lograba un movimiento perfecto podíamos llegarle en el momento perfecto a la bola". 

2. Torso y pelvis: "Fue en donde más tiempo trabajamos, ya que tenía movimientos naturales y en el estudio de la biomecánica en golf se habla de movimientos pélvicos hacia arriba. Él no lo entendía bien, así que estuvimos dándole y dándole; pegamos unas 800 bolas para conseguir ese movimiento".

3. Pierna derecha: "En el 'down swing' la trabajaba hacia afuera y no escondiéndola, alejándola de la pelota que es la manera correcta de llegarle a la bola. Él tiene la sensibilidad de la distancia, pero hemos mejorado para que se acerque cada vez más a las banderas".

4. Movimiento de masa: "Él no entendía bien que desde el 'back swing' ya tenía que comenzar a rotar todo el cuerpo para que cuando llegara a la pelota estuviera con una buena postura. Él lo que hacía era enviar la cadera hacia adelante, lo cual es incorrecto en un buen 'swing' de golf".

5. Codo y muñeca: "A la hora de pegarle a la pelota no tenía el hábito de estirar bien sus extremidades, por lo que no había un buen impulso del palo. Tenía la tendencia a recoger el codo y la muñeca sin tener una buena extensión del brazo derecho".

Con estas claves, cuenta Guerrero, hoy en día 'Estrellita' también se reconcilió con el hierro 4: "El horror que tenía en su talega era ese palo. No le tenía nada de confianza, no lo usaba absolutamente para nada. A medida que fuimos trabajando se convirtió en un gran compañero, un palo importante en su talega. Comenzó a levantar la pelota, a tener un ángulo de salida perfecto". 

Ahora el gran reto para Jesús —y en parte para Jorge— será lograr un lugar en el PGA Tour Champions, tras pasar el 'Frist Stage' del 'Q-School' y con ello hacer de la gatera #1 en el Centro de Alto Rendimiento un lugar de culto para los dos.

"Nos falta que clasifiquemos ahoritica para el Tour Champions. Pidiéndole a Dios que suceda, no solo por él sino por su familia. Yo he puesto lo mejor de mí sin buscar un beneficio; con él trabajo a cero pesos y cero centavos. El tiempo que necesite se lo doy con mucho amor, porque creo que esa es la mejor manera de ayudarle a un personaje como él. Hemos hecho un gran equipo porque ha sido con cariño, sin irrespeto, sin mayores pretensiones. Yo me siento muy agradecido con la vida por la oportunidad de poder tenerlo en mis manos y que haya podido moverlo".

Y finalizó: "Tengo mucha confianza de que ahora en noviembre pase la Escuela. Si complementa con un 'caddie' profesional en Estados Unidos será de gran ayuda".





NOTICIAS RELACIONADAS













NOTICIAS DE INTERÉS


Previous Next


Previous Next